Noticias

Hasta pronto Pepote si Dios quiere

Hasta pronto, Pepote, si Dios quiere.

Sólo he tenido el honor de tratarle en los últimos once de los noventa y dos años de su vida, culminada con las botas puestas dedicada al servicio de Dios y de los débiles.

Mi trato fue como Secretario de la Coordinadora por la Vida, de la que ANDEVI era el alma. Por eso me siento indigno de hablar de él. Tiene que haber cientos de personas que le han tratado más tiempo y más íntimamente, sea en su faceta profesional, donde viene a mi mente el nombre de Giuseppe Moscati, otro médico que lo supeditó todo a su vocación y convicciones.
Podría contar algunos recuerdos y anécdotas, pero me limitaré a destacar su sincera humildad, su eterna alegría, la profundidad de sus convicciones, su optimismo y su empuje, en las reuniones de la Coordinadora, donde prácticamente todos los que nos sentábamos con él podríamos ser sus hijos o nietos. Con ese aplomo, firmeza y seguridad nos daba el empuje que sólo puede dar quien por su perfecta unidad de vida goza de la paz y simplicidad de los elegidos.

Para mí Pepote, fue siempre, con palabras de Antonio Machado, un hombre “en el buen sentido de la palabra, bueno”. Mi gran sorpresa fue en el velatorio, cuando comprobé personalmente que su rostro seguía transmitiendo esa alegría y paz. En esos momentos, mientras rezaba el Dies irae sabiendo que le miraba a la cara por última vez, pensando en que me habían pedido que glosara algo sobre él, me asaltaron una pregunta “¿Qué se puede decir de un santo?”; y una seguridad tan íntima y especial que me atrevo a considerar certeza moral: la certeza de que el doctor Miranda no estaba muerto, los restos que reposaban en el féretro me hacían ver que Pepote seguía vivo y ya estaba gozando de la visión beatífica.

Por eso, tras signarme y santiguarme, me despedí de él con un emocionado “Hasta pronto, Pepote, si Dios quiere”.

Al lado de este último recuerdo, creo que cualquier otro recuerdo o anécdota resultan intrascendentes.

PEDRO SÁEZ MARTÍNEZ DE UBAGO

 

Homenaje al Dr. Miranda en Madrid