Amparo Medina, un testimonio valiente.

Publicada en Publicada en Opinion

Amparo Medina, un testimonio valiente.

Actualmente, la ecuatoriana Amparo Medina, madre de 3 hijos y presidenta de la Red Provida de Ecuador, lucha en contra del aborto y de las Leyes de Salud Sexual y Reproductiva que promueven los gobiernos en los países de América Latina.
Con anterioridad fue militante pro-abortista y guerrillera. Militó en grupos de la izquierda radical, luchadora pro-aborto y ex funcionaria del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Su cambio de “pro-choise” a “pro-vida” la llevó a que la despidiesen de su trabajo, pero también a salvar la vida de miles de niños.
Su drástico cambio se desarrolló de forma progresiva. Una serie de fuertes experiencias en su vida de activista y trabajadora de la ONU le hicieron comprender lo equivocada que era su actuación.
Ella describe esta evolución en tres pasos:
 -   Los desastrosos resultados de la campaña contra el sida en la que trabajaba. Más de la mitad de las personas contagiadas declaraban haber usado preservativos, por lo que resultaba evidente que la metodología de entrega masiva de los mismos como modo de librarse del sida era un engaño que sentía sobre su conciencia
  • La vivencia directa en una amiga muy querida de un caso de síndrome post aborto.
  • Aunque era atea tuvo una experiencia fuerte de Dios.
Se volvió una estudiosa de porque los organismos internacionales como la ONU y ciertos poderosos “lobbys”  tratan de imponer una política de salud sexual aberrante en el mundo. Hoy día lo tiene muy claro, según ella hay tres motivos básicos:
  • El control de la natalidad, que permite el manejo de los recursos básicos mundiales como el agua, o materias primas.
  • Una población con chicos que viven la sexualidad como si fueran “animalitos”, que no tienen control sobre su carácter, es una población fácil de manipular.
  • Pero sobre todo, el avance del "millon sex" (los millones del sexo). Es una empresa gigantesca. Al vender sexo se vende pornografía, prostitución, anticoncepción, aborto, y hasta bebés abortados, inclusive por Internet, para sacarles el colágeno con los que elaboran cremas y champú; también para hacer investigaciones en farmacéuticas. 
No se cansa de repetir, a quien quiere escucharle, que la lucha contra el aborto no es un tema de católicos, cristianos o ateos. Se trata de un principio que emana de ser seres humanos. 
Está convencida que la solución para frenar la cultura de la muerte solo puede venir por tres vías:
-   Una buena educación básica complementada con una  formación de calidad en materia sexual, no deformada.
-   Política de salud preventiva bien implantada con información verídica sobre las enfermedades relacionadas con el sexo libre.
-   Apoyo claro a la familia como unidad básica de la sociedad que de solidez a esta ultima.
Su experiencia es:
 “en militancia del aborto solo se ve muerte, jamás una mujer feliz entra o sale de una clínica para abortar. Se les dice a las mujeres que aborten porque están en su derecho. Para abortar existen múltiples pretextos: la pobreza, la felicidad, que ya se tiene muchos hijos, que se es muy joven… Pero ninguna mujer que ha abortado sale con un título o con un cheque para solucionar sus problemas. Ninguna, después de abortar, puede encontrar un hombre o la felicidad en la puerta del abortorio. Lo único que puede causar el aborto es empeorar su situación. Lo más cruel que uno puede decir es que matando a su hijo la mujer puede solucionar sus problemas. Eso es mentira. Hay mujeres, de 40 o 50 años que han abortado y hoy gritan al cielo un hijo. Tienen llenas sus paredes de títulos pero no pueden tener un niño”.
Oír hablar a Amparo Medina es una gran experiencia. 
Le animamos a que vea alguno de los siguientes videos, seguro que nos lo agradecerá.
 
Charlas de  Amparo Medina
           https://www.youtube.com/watch?v=OubQ7XHbLOQ
          https://www.youtube.com/watch?v=95dpMnr3wEQ
Entrevista con Amparo Medina
         http://www.youtube.com/watch?v=ld5xaKhmNNU